Relax

Relax

jueves, 11 de abril de 2013

La amenaza asiática.






Después del último Mobile World Congress 2013 de Barcelona han entrado con fuerza los móviles de Marca China, que no es lo mismo que los móviles de Fabricación China. Y digo esto por el concepto de “lo chino” que tenemos en general. Siendo sinceros tenemos que reconocer que toda la vida hemos  visto esa pegatina, con la leyenda “Made in China”. Tanto la hemos visto, que nos parece que todo en Occidente se fabrica en Oriente. Y nada más lejos de la realidad.
Todos nosotros somos “de marcas”, y eso se demuestra por la cantidad de logos que consumimos. Pero después de gastarnos un dineral en nuestro capricho, sea ropa, material deportivo o aparatos electrónicos, en la etiqueta sigue poniendo “Made in China”. Y a ese detalle de lo Chino y lo Fabricado por Chinos  es al lo que voy a dedicar este Post.
 A la hora de elegir un móvil nos dejamos llevar por la sensación de calidad que demuestran los gigantes, que son capaces de destinar hasta 9 cifras, en sus campañas publicitarias.
Las marcas como Apple, Samsung o Sony… son grandes potencias en dispositivos móviles que fabrican la gran mayoría de sus terminales en China, sobre todo en la ciudad de Shenzhen. Esta ciudad en especial aglutina gran cantidad de fábricas de componentes que las mencionadas marcas usan en sus terminales.
Por esa razón a la hora de valorar la diferencia de lo fabricado en China, deberíamos conocer que es lo que se fabrica allí. Y sobre todo quitarnos algunos de los muchos prejuicios que tenemos de “lo Chino”.
En este último salón han sonado con mucha fuerza las marcas Chinas Huawei y  ZTE, que ya tienen una considerable aceptación en Europa. Pero también han sonado marcas muy importantes en el mercado Chino, que no  son tan conocidas en  occidente, pero que si compiten sobradamente dentro de sus fronteras. Las marcas Jiayu, Xiaomi, Zopo, Umi, Meizu y alguna más que me dejo por el camino, son estas marcas que, literalmente, nos suenan a Chino.
La “grandes” marcas  nos convencen de la calidad de sus productos, en base a los componentes utilizados, y de ahí los “sobre precios” en mi opinión, de su producto final.
 Pero estas marcas fabrican, también en mi opinión, pared con pared con las menos conocidas en nuestro continente.
Estas marcas, en China, son indiscutibles en lo que se refiere a ventas y confianza. Cuando te hablan de un móvil como el Jiayu G4, en cuestión de especificaciones técnicas, no tiene nada que envidiar al Sony Xperia S o Samsung Galaxy S3. Es más, para algunos, supera  dichas especificaciones, por poner algún ejemplo. Eso sí, no puedo negar que no es lo mismo montar un procesador SnapDragon o Tegra, que un procesador Mediatek. Y no solo en la relación al procesador hay diferencia. Su cámara, su GPU, los plásticos utilizados y la durabilidad de sus teclas físicas tampoco están a la altura de los gigantes.
Pero las características de los unos y de los otros se disparan en cuanto a precios y en muchos casos se triplican. Y mi pregunta aquí cobra más importancia. Teniendo en cuenta que la economía es la que es y los desembolsos que hay que hacer para adquirir estos terminales TOP, son al menos respetables. 
¿Merece la pena gastarse 500 o 600 €uros en un buque insignia con grandes prestaciones? ¿O habría que arriesgarse e invertir la mitad o incluso una tercera parte de ese desembolso en un modelo “Chino”?
Como defensa diré que, a la velocidad de estreno de nuevas bestias en prestaciones, cada año lanzan un “pepino” que mejora tu recién comprado móvil.
Mi reflexión es esta:
 Asumo 24 meses de permanencia, con una tarifa que en algunos casos me viene grande, por acceder a un terminal de gama media/alta que en 2 años nos va a parecer obsoleto.
Cabe recordar que el Samsung Galaxy S2 aun es un móvil muy cotizado.
Aplicando la siguiente fórmula: “Gozo de mi tarifa plana, termino la permanencia y admiro la evolución del resto de terminales”.
 Viene a ser algo así como Samsung Galaxy S3 igual a 35 €uros mas IVA de consumo durante 2 años (840€) y ver la cantidad de teléfonos que se estrenan antes de poder actualizarme.
Sé que comparar un Jiayu G4 con un SG3, para algunos, es una barbaridad. Pero también sé que el Jiayu cuesta alrededor de 200€ y el SG3 en torno a 500€.
Más bien valdría la pena comparar, por precio, el Jiayu G4 con un Samsung  Galaxy Ace 2 y así demostrar que el G4 tiene mejores prestaciones que el  Ace 2 por un precio similar.

Quiero aclarar que estoy siendo tan pesado con la marca Jiayu por que tienen una tienda física en Valencia. Y alguien me hablo de garantías y de servicios técnicos y que al ser chino tendrían que mandar el teléfono a su país de origen en caso de avería.
 Si te lo compras en España la garantía es de 2 años y posiblemente el servicio técnico se ocupe de repararlo en Valencia.
Esa misma persona también me habló de la posibilidad de perder una oreja por entrar en contacto con moviles de los chinos. Aunque también me dijo que en su barrio ya no hay gatos, pero creo que solo exageraba.

Después de esta parrafada, no me queda mucho más que decir.
No es que quiera que nos volvamos locos y confiemos ciegamente en las Marcas Chinas. Pero si me gustaría que nos tomásemos un minuto antes de ligarnos permanencias tan largas.
Realmente opino que a la mayoría de nosotros (usuarios) con un Sony Xperia Tipo, nos sobra. Pero es que “mi cuñao tiene uno más mejor” y no hay quien le aguante...